Pintura al Pastel

La pintura al pastel es la técnica de pintura más original con colores luminosos. Reúne la naturalidad del dibujo con los efectos de colores de la pintura.
Sin preparación grande, se pinta y esfumina el color habitualmente seco con las puntas de los dedos. La técnica de pastel es excelentemente apta para la presentación de muchos motivos, igual si es paisaje, retrato o desnudo.

Los colores a pastel consisten en pigmentos mediofinos y casi puros de colores y muestran muy pocas cantidades de medios de fijación. Las tizas a pastel se distinguen por el grado de su blandura. Los tipos más duros son mejor aptos para esbozar o dibujar. En cambio si se quiere trabajar más pictórico, son más aptas las tizas más blandas a pastel. Para eliminar los colores, se utiliza borradores fácilmente deformables o un trapo blando. Para la protección del dibujo se ofrece diferentes fijadores que sin embargo son cuestionados porque pueden cambiar los tonos de colores.

Con la técnica de pastel se dejan lograr no sólo muy finas y suaves aplicaciones de colores sino también coloridos fuertes y dominantes. Las combinaciones de líneas duras con sombras bien ubicadas producen representaciones muy esculturales. Se logran efectos muy interesantes con papeles ligeramente gofrados. En ese caso, la estructura del papel refuerza muchas veces la plasticidad del dibujo mediante “isletas” que son coloradas más débiles y más fuertes.

Recomendación para papel

Pintura al creyón, lápiz rojo y pastel necesitan superficies más blandas y más aterciopeladas con buenas características de abrasión.

Una especialidad para aquellas técnicas son los papeles de tina Ingres y Bugra de Hahnemühle con su superficie ligeramente verjurada que se ofrece también en diferentes colores. De su interesante estructura longitudinal resulta un carácter especial de la imagen.

Una otra especialidad y sobre todo excelentemente apto para colores blandos a pastel, es el papel terciopelo de Hahnemühle. Ese papel consiste en un papel soporte que ha sido refinado por medio del flocado con las más finas fibras de plástico. Con eso se forma una superficie blanda y extremadamente aterciopelada. Ese papel absorbe muchísimos pigmentos por el que nace un colorido fuerte. Borrando, se dejan elaborar muy bien representaciones muy esculturales.

Otra calidad para tizas a pastel es el Young Line Pastell de Hahnemühle.
Por la estructura interesante y la superficie marcada por fieltro de ese papel se consigue una abrasión fuerte de tiza como también una equilibrada y fuerte absorción de colores.

El nuevo bloque de PastellSelection de Hahnemühle consta de 10 diversas calidades que muestran la variedad de superficies, colores y gramajes en la colección de Hahnemühle. También ese bloque es ideal para experimentar individualmente.

Evidentemente los papeles de pastel de Hahnemühle son encolados con cola neutral y por ende altamente resistentes al envejecimiento según DIN 6738 e ISO 9706 respectivamente.